Universidades con fines de lucro en USA esperan revivir después de la pandemia con clases on line

0
85

Algunas de las universidades con fines de lucro más grandes del país están aumentando la publicidad, contratando reclutadores y ofreciendo descuentos para las clases en línea, ya que predicen que la pandemia del coronavirus empujará a los trabajadores desempleados a volver a la escuela, ayudando a revivir la industria.

Las nuevas campañas de marketing se dirigen a los estadounidenses a los que se les ha ordenado refugiarse en casa. La Universidad Capella, una universidad en línea, promete “educación flexible para tiempos inciertos”. La Universidad de Phoenix le dice a los estudiantes que están “en línea, pero nunca solos”.

Algunas cadenas están ofreciendo becas para estudiantes cuyas finanzas se han visto afectadas o para aquellos que siguen carreras en enfermería, enseñanza y otros campos que se espera que tengan una gran demanda después de que los casos de COVID-19 disminuyan.

Prevén más demanda

Para los críticos, no es más que una estrategia de marketing para capitalizar la crisis. Pero los líderes de algunas universidades con fines de lucro dicen que se están preparando para lo que creen que será un aumento de la demanda de educación en línea.

Millones de estadounidenses están en casa y sin trabajo, y esos líderes universitarios creen que más gente probará las clases en línea. Incluso después de que los campus tradicionales vuelvan a abrir sus puertas, creen que los estudiantes se mostrarán reacios a volver a los dormitorios y a las aulas llenas de estudiantes.

“Cientos de miles de estudiantes se preocuparán por su salud o, literalmente, no podrán volver a sus dormitorios”, dijo Karl McDonnell, director ejecutivo de Strategic Education, Inc., propietario de las universidades Capella y Strayer. “Esperamos que la demanda, en general, va a aumentar dramáticamente como resultado de esto”.

Los opositores de la industria están levantando alarmas sobre el potencial repunte, diciendo que podría venir a expensas de los estudiantes. Advierten que el sector tiene un historial de uso de tácticas de marketing agresivas para atraer a los estudiantes a programas de poco valor académico.

Incluso mientras los críticos piden un mayor escrutinio, el gobierno federal está dando a la industria un impulso financiero. El mes pasado, la administración de Trump y el Congreso asignaron más de 1.000 millones de dólares a universidades con fines de lucro como parte de un paquete de rescate de 2,2 billones de dólares.

Durante las recesiones pasadas, las universidades de todo tipo han visto aumentar sus inscripciones. Los trabajadores que pierden sus empleos a menudo recurren a las universidades para actualizar sus habilidades o cambiar de carrera. Pero esta vez, las universidades tradicionales se preparan para las pérdidas. Las escuelas están luchando por trasladar sus clases en línea, pero muchos temen que los estudiantes no puedan pagar la matrícula el próximo otoño y que otros quieran quedarse más cerca de casa.

Becas e incentivos

Para las universidades en línea, un mercado dominado por las organización con fines de lucro, las condiciones podrían estar maduras para un resurgimiento, dicen los analistas.

El Sistema Universitario Público Americano, una universidad online con fines de lucro, ofrece un descuento del 50% para hasta dos clases online este verano, un acuerdo dirigido a los estudiantes de escuelas con cursos online limitados. Se animará a los estudiantes a transferir los créditos a sus escuelas de origen, dicen los funcionarios, pero la compañía cree que algunos querrán quedarse en la universidad en línea.

“No queremos perjudicar a las instituciones. Pero si se aplazan las inscripciones de otoño en las instituciones presenciales tradicionales, creo que los estudiantes se tomarán un año de vacaciones o dirán, ya sabe, estudiaré en algún lugar en línea”, dijo Wallace Boston, el presidente de la escuela.

En Strayer y Capella, las autoridades están diciendo a los estudiantes de las universidades históricamente negras que pueden tomar clases gratuitas en línea este otoño si sus campus no abren de nuevo a tiempo. Capella también está ofreciendo un nuevo descuento de “Héroes de primera línea” para los estudiantes de enseñanza o enfermería.

“Ahora no es el momento de hacer dinero rápido con nadie”, dijo McDonnell, jefe de la empresa matriz de las escuelas. “Creemos que estaremos en una buena posición para continuar sirviendo al país. Pero ahora nuestro punto de vista es, hagamos todo lo que podamos para ser útiles”.

Más contrataciones

Otras empresas están contratando más reclutadores. Como el desempleo comenzó a aumentar el mes pasado, Zovio, la empresa matriz de la Universidad de Ashford, anunció que agregaría 200 asesores de inscripción.

Cualquier aumento sería una mejora para la industria, que alcanzó su pico de inscripciones en 2010 antes de perder la mitad de sus estudiantes en 2017. Durante ese lapso, las principales cadenas, incluyendo las universidades de Corinto, se derrumbaron cuando la administración de Obama tomó medidas severas. Otras han quebrado incluso con aliados bajo el presidente Donald Trump.

Antes de la pandemia, los analistas de la educación tenían pocas esperanzas de que se produjera un cambio importante. Pero la escala del desempleo ha sido tan dramática que podría superar a otros factores que trabajan en contra de la industria, dijo Trace Urdan, director general de Tyton Partners, una empresa consultora y banco de inversión.

Urdan espera que las universidades con fines de lucro vean un impulso, aunque podría verse limitado por la creciente competencia de las escuelas sin fines de lucro y otras empresas en el mercado en línea. Algunos competidores también han impulsado la comercialización, entre ellos la Western Governors University, una escuela en línea que ofrece becas de 3.000 dólares para los afectados por la pandemia.

Más supervisión para evitar estafas

Para los críticos, el auge de la actividad trae consigo los ecos de la recesión de 2008, cuando las universidades con fines de lucro inscribieron un número récord de estudiantes pero dejaron a muchos de ellos con una gran deuda y pocas perspectivas de trabajo.

Un nuevo estudio realizado por el grupo de promoción Veterans Education Success reveló que algunas cadenas han estado gastando más en anuncios de Facebook durante la pandemia. “Este enfoque agresivo y engañoso perjudicará una vez más las perspectivas académicas y económicas de los veteranos”, dijo el grupo.

En una carta abierta a los políticos estatales y federales, dos grupos de defensa de los estudiantes piden una supervisión más estricta, ya que las universidades tienen flexibilidad para trasladar los programas en línea. La carta advierte que las organizaciones con fines de lucro se verán tentadas a crear programas que aumenten los ingresos pero que no preparen a los estudiantes para el trabajo.

“Se está gestando una tormenta perfecta para un resurgimiento de la estafa que será paralelo al auge de las universidades con fines de lucro de la década del 2000. Y los estudiantes más vulnerables pagarán inevitablemente el precio más alto”, dice la carta, firmada por los líderes de la Red Nacional de Defensa Legal Estudiantil y el Instituto para el Acceso y el Éxito Universitario.

La carta llama la atención sobre la historia de malos resultados de la industria, señalando que los estudiantes de las universidades con fines de lucro incumplen sus préstamos a un ritmo casi cuatro veces mayor que el de los estudiantes de las universidades comunitarias públicas.

Pero los partidarios dicen que la industria ha mejorado. Las peores escuelas han cerrado, y los que quedan están más preocupados por las tasas de graduación que por los niveles de matriculación, dijo Steve Gunderson, presidente y CEO de Career Education Colleges and Universities, un grupo de presión de la industria.

Gunderson dijo que espera un modesto impulso, pero nada como el aumento de hace una década. Mientras algunas instituciones crecen, predice que otras tendrán que cerrar.

“Nuestras escuelas están sufriendo como todos los demás en la economía estadounidense”, dijo Gunderson. “La era del crecimiento de dos dígitos en este sector ya ha pasado. Y no va a volver.”

AP

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí