Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Legalizarse en USA

¿Cuáles son las opciones de que disponen los 11 millones de indocumentados que viven en USA? ¿Qué beneficios recibirán si es aprobada la nueva ley de Reforma Migratoria? ¿Qué hacer y qué evitar para lograr legalizarse?

El 61% de los inmigrantes ilegales llevan más de 10 años en tales condiciones. Entre ellos hay personas de diversas categorías: trabajadores, pequeños empresarios, madres, niños, jóvenes estudiantes, ancianos, incapacitados. En su gran mayoría se trata de personas honestas y trabajadoras, que han aportado su grano de arena a USA, y merecen la oportunidad de incorporarse plenamente a este país.

Una reforma migratoria es inminente, a pesar de los obstáculos políticos para su aprobación. Más temprano que tarde habrá que solucionar esta situación, que desde muchos puntos de vista, es insostenible.

Los inmigrantes no deben cruzarse de brazos. Emprender el camino de la legalización por cualquier vía, aún antes de implementarse la reforma. Existen opciones que las leyes vigentes permiten abordar:

  • Muchos indocumentados fueron víctima del tráfico ilegal de personas y/o han sido víctimas de delitos. Existen las visas T y las visas U, que se conceden a estas personas por razones humanitarias. Además, la ley VAWA protege a las mujeres afectadas por la violencia. Estas personas pueden conseguir visados de no-inmigrante T o U como un paso previo hacia un futuro ajuste de estatus. Pero a veces temen iniciar el trámite para evitar represalias o la deportación. Los requisitos y tarifas para hacer las solicitudes no siempre están al alcance de estas personas, pero la solución no es abstenerse de reclamar, sino pedir ayuda. Se puede recurrir a las organizaciones de derechos humanos, religiosas, etc.
  • Los inmigrantes de ciertos países pueden obtener el estatus de protección temporal (TPS), entre ellos Honduras, Nicaragua, Haití, El Salvador y otros. El TPS es aplicable para los que ingresaron al territorio antes de diciembre de 1998 y es posible hacer la solicitud de inscripción tardía o la renovación del permiso.
  • La Ley de Acción Diferida (DACA) para los indocumentados que ingresaron a USA siendo menores de edad es otra opción disponible, la cual puede solicitarse y renovarse. Otra alternativa posible de legalización es a través de la visa matrimonial (fiance) con un ciudadano USA. Esta opción requiere de transparencia por parte de ambos cónyuges, pues el fraude matrimonial es duramente sancionado.
  • La legalización a través del servicio militar es factible para los jóvenes. Está en vigor el Memorándum que concede parole a los cónyuges, hijos y padres de los militares en servicio activo o que integran la primera reserva, con efecto actual o retroactivo. Así, los militares y reservistas de primera pueden tramitar para sus familiares esta autorización, que es además renovable.
  • El proyecto de reforma migratoria abriría nuevas posibilidades mediante la creación del estatus RPI (Registro de Inmigrantes Provisionales). En este estatus se incluyen los indocumentados con presencia física desde el 31 de diciembre de 2011. Se concede por seis años prorrogables y permite acceder a la residencia legal en un período de diez años si el aspirante mantiene un vínculo laboral permanente, paga sus impuestos regularmente así como una multa de $1000 (que puede abonarse a plazos); y no ha incurrido en las causales comunes de inadmisibilidad relativas al delito y la seguridad pública. En un plazo de tres años adicionales después de obtener la residencia podría hacerse ciudadano.
  • Los términos de la nueva reforma migratoria señalan un camino ineludible a los indocumentados: ser personas productivas y tener un buen comportamiento social. Para ello, deben prestar atención especial al aprendizaje del idioma inglés y a la capacitación laboral específica. Es un camino que parece largo, pero con tesón e iniciativa puede lograrse.

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *