Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Warning: mysql_query(): Access denied for user 'futusa'@'localhost' (using password: NO) in /home/futusa/public_html/wp-content/themes/Lucid/single.php on line 8

Warning: mysql_query(): A link to the server could not be established in /home/futusa/public_html/wp-content/themes/Lucid/single.php on line 8

Posted on 5 Oct, 2016 in Lotería de Visa, Noticias | 0 comentarios

Arranca la lotería del sueño americano

Arranca la lotería del sueño americano

La lotería de visas 2018 (DV-2018) arranca el 4 de Octubre y finaliza el próximo 7 de noviembre

Paciencia. Eso es lo que recomiendo a todos aquellos que participen en el Programa de Visas de Diversidad para inmigrantes (DV, por sus siglas en inglés), más conocido como la lotería de la “green card”, la famosa tarjeta verde o residencia permanente que permite a un inmigrante trabajar legalmente y residir de forma permanente en USA.

El gobierno de los Estados Unidos sortea cada año 50.000 residencias permanentes para inmigrantes de los cinco continentes. Conseguir una no es fácil y requiere mucha paciencia.

Paciencia porque el proceso es largo. Uno se apunta al sorteo en octubre y los resultados salen en mayo del año siguiente, pero la “green card” no la tendrá hasta un año más tarde. Yo me apunté en octubre de 2014, me tocó en mayo de 2015, pero la tarjeta de residencia permanente no me llegó hasta agosto de este año tras mucho papeleo, dinero invertido y luchas con la burocracia estadounidense.

Paciencia porque es muy difícil que toque. Cada año se presentan 12 millones de personas al sorteo y dan sólo 50.000 “green cards”. A unos les toca a la primera, otros participan durante años y no les toca nunca. A mí me tocó al cuarto intento.

Paciencia porque aunque usted sea preseleccionado no significa que automáticamente vaya a tener la “green card”. Los concursantes son primero preseleccionados mediante una lotería electrónica al azar. De los 85.000 que son preseleccionados en mayo, sólo 50.000 consiguen al final la “green card”.

Si su número sale agraciado en el sorteo, no abra todavía la botella de champán o de cava. Es el inicio de un largo proceso burocrático que, si todo sale bien, terminará cuando reciba la tarjeta de residencia permanente.

Países excluidos

Hay que aclarar que no todos los países pueden participar en el sorteo. Cada año el Departamento de Estado publica la lista de países excluidos del concurso porque más de 50.000 personas de esos países emigraron a Estados Unidos en los cinco años anteriores. Así que lo primero que hay que hacer es mirar es si su país de nacimiento está incluido o no en la lista.

Otro requisito para participar en la lotería de “green cards” es que tener educación secundaria, es decir, que haya acabado el instituto, o que tenga dos años de experiencia laboral que el Departamento de Empleo considere que califica para entrar en el sorteo.

La lotería de visas 2018 (DV-2018) arranca el 4 de Octubre y finaliza el próximo 7 de noviembre. Esa es la ventanilla que tienen aquellos que quieran participar en el sorteo para enviar su solicitud.

Lo primero hay que estar seguro es que uno está en la página web correcta de la lotería de “green cards” que organiza el Departamento de Estado. Si busca en Google “green card lottery” (lotería de la tarjeta verde) le saldrán dos millones de páginas. Si le piden dinero, significa que está en la página equivocada. Participar en el sorteo de la “green card” es gratuito y para rellenarlo no necesita ningún abogado ni ninguna agencia. Lo puede hacer usted mismo.

Recomiendo que primero compruebe que la fotografía digital que tiene la acepta el sistema y después rellene los datos para participar en el sorteo. Así se evitará tener que meter los datos dos veces. Después de enviar la solicitud, le saldrá un número de confirmación, que debe imprimir y guardar como oro en paño hasta que salgan en mayo los resultados del sorteo.

El Departamento de Estado no avisa si ha sido preseleccionado. No le enviarán ninguna carta de notificación ni ningún e-mail, así que la única manera de comprobar si ha sido o no afortunado es con el número de confirmación.

Si sale preseleccionado, comienza un largo calvario burocrático, cuyo camino variará dependiendo de si usted reside en el extranjero o en Estados Unidos con algún tipo de visado en el momento de ser preseleccionado.

Ajuste de estatus

En mi caso, como ya residía en Estados Unidos, tuve que hacer un ajuste de estatus ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) para pasar de tener un visado de no inmigrante a tener la “green card”. En el caso de que resida en el extranjero, todo el papeleo se debe hacer a través de la embajada de Estados Unidos en su país de residencia.

Si usted es preseleccionado en el sorteo para el programa DV-2018, tendrá de plazo entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018 para presentar su solicitud de residencia permanente. Todos los preseleccionados deberán obtener su residencia permanente antes de que acabe el año fiscal 2018. Si no lo logra hacer en ese plazo, se queda sin “green card”, pese a haber sido preseleccionado.

Una vez que salga preseleccionado debe pagar las tasas del programa de Diversidad de Visas y las tasas de visado correspondientes, pasar un chequeo médico, ponerse al día con las vacunas, poner las huellas dactilares, pasar una evaluación de sus antecedentes penales y demostrar que tiene dinero suficiente para no ser una carga para el estado.

Dependiendo del número de confirmación que tenga, podrá enviar antes o después los papeles para solicitar la residencia permanente. En mi caso, envié los papeles en octubre de 2015, puse las huellas dactilares en noviembre, tuve la entrevista con un funcionario de inmigración en mayo de este año, pero no me aprobaron la “green card” hasta agosto.

Congresistas y senadores

Entre medias, mucha idas y venidas a Baltimore (Maryland), donde estaba mi oficina de inmigración. Mi caso estuvo meses atascado y nadie sabía por qué. Durante el tiempo que durara el proceso no podía salir del país sin permiso de viaje. Hasta que el FBI no comprobara mis antecedentes criminales, Inmigración no podía aprobar mi tarjeta de residente permanente.

A medida que se acercaba el 30 de septiembre, la fecha en la que acaba el año fiscal 2016, me empecé a poner nerviosa pensando que al final me iba a quedar sin “green card”. Los casos de ajuste de estatus a través del programa de Diversidad de Visas de inmigrantes que residen ya en Estados Unidos son raros, por lo que hay que aclarar a los funcionarios de inmigración que si no aprueban tu “green card” antes de esa fecha te quedas sin ella.

Así que siguiendo las recomendaciones de los chats de inmigración en internetsobre casos de ajuste de estatus, escribí a mi congresista, a mi senador y al ombudsman de USCIS para tratar de agilizar el proceso. Curiosamente, los congresistas y senadores contestan muy rápido aunque no seas ciudadano estadounidense y realizan las gestiones pertinentes ante Inmigración. No pueden influir en el resultado del caso, pero meten presión a Inmigración para que agilicen los trámites.

Un año y tres meses después de salir preseleccionada en el sorteo y después de mucho papeleo y tiempo y dinero invertido, me llegó finalmente la residencia permanente por correo en un sobre con un folleto que rezaba: “Bienvenido a Estados Unidos. Guía para los nuevos inmigrantes”.

Lea la noticia completa en El Mundo
Please follow and like us:



Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Le gusta la página? Compártala...