Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted on 22 Sep, 2014 in Auto en USA, Comprar Auto nuevo en USA, Comprar Auto usado en USA, Leasing de auto en USA, Preguntas Frecuentes | 0 comentarios

Comprar un auto en USA: nuevo, usado o arrendamiento

Comprar un auto en USA: nuevo, usado o arrendamiento

La compraventa de automóviles en USA se realiza por concesionarios (dealers) que operan bajo la franquicia de la industria. Son distribuidores minoristas que comercian básicamente con carros nuevos, pues las leyes limitan la venta directa por los fabricantes.

Para adquirir un carro nuevo es recomendable explorar todas las opciones, marcas y modelos, y nunca comprar un vehículo que esté por encima del poder adquisitivo personal. Es conveniente incorporar al financista o contador asociado al comprador, conocer previamente el establecimiento y el concesionario. Es indispensable revisar sin prisa los agregados al contrato: protección, seguros, intereses y garantías extendidas. Algunas de estas garantías pueden adquirirse después de completada la venta a través de terceras partes. Y lo más importante es la honestidad por ambas partes. Si algún detalle indica un fallo en tal sentido, es mejor retirarse y acudir a otro dealer.

Los concesionarios también pueden vender carros usados y hacer contratos de arrendamiento (leasing). Cuando se compran carros usados arrendados anteriormente es recomendable buscar modelos recientes, con hasta tres años de explotación y 36 mil millas. Confirmar transferencias de garantía. Los carros más antiguos pueden comprarse directamente a los propietarios, pero los riesgos son mayores. Es preferible comprar a un concesionario carros certificados de segunda mano con hasta 50 mil millas de recorrido (CPO). La venta de estos vehículos es sostenida por el fabricante y a menudo disponen de una extensión de garantía sin costo adicional sobre sus partes principales, como motor y transmisión.

Con el creciente interés bancario de los últimos años, el arrendamiento (leasing) es más popular, pues ofrece plazos mensuales más bajos que las letras del crédito de compra de un auto nuevo. En esta modalidad, el auto es realmente propiedad de una compañía financiera. El conductor del carro es un simple usuario que paga el valor efectivo de la depreciación del vehículo durante el tiempo de explotación concertado por contrato. Ese valor total se divide en pagos mensuales. En muchos casos se exige un pago de entrada, además de otros desembolsos iniciales por concepto de: tasa bancaria de adquisición, el depósito de seguridad, la tasa de exposición (ésta se obvia si al término del arrendamiento el vehículo pasa en propiedad al comprador), así como la tasa por registro y licencia y el impuesto sobre ventas.

Para todas estas operaciones se requiere de capacidad negociadora: nunca conformarse con el precio de etiqueta y regatear. Adquirir conocimiento sobre el mercado y su funcionamiento.

Please follow and like us:



Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Le gusta la página? Compártala...